LA PINTURA DE MANET FOUCAULT PDF

S u cede que, du rante lo s dos anos qu e pase aqui, hice suficientes am igos co m o para que n o m e dejaran dem asiad o tiem p o lib re cuando regresara a T iin e z, d e m o d o que el dia ha tran scu rrid o entre d ia logos, d e lib e ra c io n e s , o b je c io n e s , respuestas, etc. P o r tanto, les p e d iria q u e m e disculpen los lapsus, los errores, o las p osib les deficiencias d e m i discurso. T a m b ien quisiera disculparm e p o r hablarles de M anet, ya qu e n o soy especialista en M anet; no soy especialista en pintura,1 asi qu e les h ablare d e Ma- 1. En , M ichel Foucault impartio un curso publico sobre la pintura italiana del quattrocento, a la cual hace varias alusiones en esta conferencia.

Author:Kikazahn Nekus
Country:Tanzania
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):28 April 2015
Pages:383
PDF File Size:12.97 Mb
ePub File Size:10.16 Mb
ISBN:873-7-41304-483-7
Downloads:82242
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mikalrajas



S u cede que, du rante lo s dos anos qu e pase aqui, hice suficientes am igos co m o para que n o m e dejaran dem asiad o tiem p o lib re cuando regresara a T iin e z, d e m o d o que el dia ha tran scu rrid o entre d ia logos, d e lib e ra c io n e s , o b je c io n e s , respuestas, etc.

P o r tanto, les p e d iria q u e m e disculpen los lapsus, los errores, o las p osib les deficiencias d e m i discurso. T a m b ien quisiera disculparm e p o r hablarles de M anet, ya qu e n o soy especialista en M anet; no soy especialista en pintura,1 asi qu e les h ablare d e Ma- 1. En , M ichel Foucault impartio un curso publico sobre la pintura italiana del quattrocento, a la cual hace varias alusiones en esta conferencia.

El curso fue muy concurrido, y entre los asistentes se contaron diversas personalidades. Todas las notas que aparecen en este libro son de Maryvonne Saison, bajo cuya direccion se publico el original frances.

A gran des rasgos quisiera d e cirles lo sigu iente: no te n g o la inten c io n , ni m u ch o m enos, d e h ab larles exten sam en te d e M an et; m e lim itare a presentarles unos d ie z o d o c e cuadros d e l p in to r y procu rare, si no an alizarlos, al m en o s exp lic a r a lgu n os aspectos que los caracterizan.

Sin duda, en la historia d el arte, en la historia de la pintura d el siglo XIX, siem pre se ha considerado a M a n e t una fig u ra qu e ca m b io las tecnicas y las form as d e rep resen ta cion pictorica de tal m anera que h iz o p o s ib le la aparicion d e l m ovirn ien to impresionista, qu e ocu p o el p rim er piano en la escena d e la h isto ria d e l arte du rante casi to d a la segunda m itad d e l siglo XIX.

M a n e t es, en efecto , el precu rsor d el im p resionism o; de hecho, el h izo p os ib le el im presionism o, aunque y o n o v o y a referirm e a esta circunstancia en con creto. E n rea lid a d , creo qu e M a n et consigu io otra cosa, que quiza con sigu io algo mas, aparte d e h acer p o s ib le el im p resion ism o.

Esta ruptura profu n da, o esta ruptura a fo n d o qu e o b ro M an et es, claro esta, a lgo mas dificil d e situar que el co n ju n to d e cam bios que hicieron p o s ib le el im presion ism o.

M ich elFoucatUt E xplicare con m ayor claridad que qu iero decir con esto: d esd e e l siglo XV, d esd e e l quattrocento, en la pintura occidental era tradicion intentar hacer olvidar, intentar vela r j e lu d ir el hecho d e que la pintu ra estaba insertada, o encuadrada, en un fragm en to de espacio d eterm in ad o que p o d ia ser un m uro en el caso d el fresco , una tabla d e madera, o incluso una tela o un p ed a zo de papel.

A si es c o m o la pintura, a partir d e l quattrocento, in te n to rep resen ta r tres d im e n siones cuando descansaba en un piano de dos d i m ensiones. Esta form a d e pintura n o solo representaba las tres dim en sion es, sino que p riv ile g ia b a en la m ed ida de lo p osib le las grandes lineas oblicuas o las espirales, para ocu ltar y n e g a r el h ech o d e que la pintura estaba insertada en un cuadrado o en un rectangulo de lineas rectas, seccionadas p o r angulos rectos.

L a pintura tam b ien in ten taba represen tar una ilum inacion origin ad a den tro d e l lien zo, o inclu- La p in tu ra de M anet 13 so una ilu m in a cio n o rig in a d a fu e ra d e l lie n z o p ro c e d e n te d e l fo n d o , d e la derech a o d e la izqu ierda , con la fLnalidad de n egar y elu d ir el hecho de que la pintura estaba insertada en una sup e rfic ie rectan gu lar, la cual en re a lid a d estaba ilu m in ada p o r una lu z re a l que, p o r otra parte, variaba segu n la p o s ic io n d e l cu adro y segu n la luz d el dia.

D e ahi qu e d es d e e l quattrocento la pintu ra estableciera un lugar id ea l d esd e el cual - y unicam ente d esd e el c u a l- se pu d iera y se d eb iera contem plar el cuadro. P o r tanto p od ria m os d e c ir que esa m aterialidad d el cuadro, esa superficie rectan gular, plana, ilu m in a d a en re a lid a d p o r una luz concreta, y en to m o a la cual o fren te a la c u a l- el esp ecta d or se p o d ia desplazar, se v e la b a o eludia con aqu ello que se representaba en el p ro p io cua d ro; y e l cu ad ro rep resen ta b a un esp acio profu n do, ilu m in a d o p o r una fu e n te d e lu z lateral, y se con tem plaba com o una escena d esd e una posicion ideal.

M ich elFoucault 14 A s f pues, p od ria decirse que este era el ju e g o de ardides, d e artificios, d e ilu sion es o elision es que se aplicaba en la pintura representativa occidental a partir d e l quattrocento. Para e llo p r o y e c ta r e una serie d e pin tu ras, una serie de lien zo s, qu e in ten tare analizar con ustedes a grandes rasgos. Si les parece b ien , para facilitar la ex p o sicio n las agrupare en tres apartados.

En p rim er lugar, el tratam iento que M a n et dio al espacio d e l lie n z o : e l m o d o en q u e se siryio de las p ro p ied a d es m ateriales de la tela, la superficie, la altura y la anchura; la fo rm a en q u e se sirvio d e estas caracteristicas espaciales d e l lie n z o para aplicarlas a la pintu ra qu e rep resen tab a so b re el lie n z o. M e refxero a Un b a r d el F o lies-Bergere.

C o m o ahora pasarem os a las proyeccion es, tendrem os qu e apagar las luces. Foucault no menciono este primer cuadro a los presentes. Rachida Triki senalo los titulos de los cuadros qu e destacamos en cursiva en el texto de Cakiers de Tunisie.

Daniel D efert nos facilito informacion complementaria. H a b fa trabajado en los talleres con ven cionales de la epoca, o relativam ente convencionales; habia trabajado con C outure y, p o r tanto, con ocla y d om in aba la inm ensa trad icion pictorica al com pleto. Sin em bargo, cabe ya senalar algunos detalles: v e a n e l p r e d o m in io q u e c o n c e d e M a n et a esas grandes llneas verticales, que aqui representa con los arboles.

Y e a n co m o M anet organiza el cuadro fu n d a m en ta lm en te a p a rtir d e dos gran des ejes: un e je h o rizo n ta l, m arcad o con la ultim a fila de cab ezas d e los p erso n a jes, y unos gra n d es ejes verticales, senalados -c o m o si de este m o d o preten d iera duplicarlos, o mas b ie n destacarlos con este p eq u en o triangu lo de luz a traves del cual se v ie r te to d a la lu z q u e ilu m in ara e l p rim er p ian o de la escena.

E l espectador, o el pintor, con tem pla esta escena d es d e un p u n to elevad o, d e manera que p u ed e v e r parte de lo que se desarrolla detras; au nque tam p oco se v e m u y b ien : n o hay m ucha p ro fu n d id a d , y los personajes d e l p rim e r piano son ajenos a lo qu e se desarrolla detras, de abi este efe c to d e friso. A q u i los personajes con- E l espacio del lienzo 19 form an un fiis o piano, y 1st.

L a p ro fu n d id a d p o c o m arcada d e l cuadro anterior - q u e sin em b a rgo existia en este esta cerrada, esta cerrada p o r una gruesa p ared; y, com o si quisiera d eja r patente la presencia d e una pared tras la cual n o hay nada que ver, fijen se en los dos pilares verticales y en esta en orm e baran d illa v e r tical de aqui qu e enm arca el cuadro, que en cierto 2.

Edouard Manet, B aile de mascaras en la opera. E l p in tor no solo hace desaparecer la p rofu n d idad, sino que adem as hace que la distancia entre el b o r d e d e l cuadro y el fo n d o sea relativam en te corta, d e m anera que todos los personajes se proyectan hacia la parte d e delante. Pese a esa falta de p ro fu n d id a d , existe un efecto d e relieve; aqul los p erson a jes se adelantan, y el n e g r o d e lo s trajes, as!

E l espacio esta cerrado al fo n d o p o r la pared, y delante esta cerra d o p o r estos trajes y vestidos. E n re a li dad no h ay espacio, solam en te b u ltos; b u ltos con stitu id o s p o r v o lu m en es y su perficies q u e se proyectan hacia la parte de delante, a los ojos del espectador.

R ec u e rd e n qu e en el cuadro an terior habia un trian gu lo d e luz, un pe- E l espacio del lienzo 21 quefio trian gu lo que se abria al cielo y a traves d el cual se difu n dia la luz. En este caso, p o r ana suerte de ironia, ia que se abre la abertura? C o m o observaran, s o lo se ab re a unos pies, a m as pies, a unos pantalones, etc. Es decir, es una rep eticion de la escena, c o m o si el cu a d ro v o lv ie r a a em p eza r aqui, com o si fuera la m ism a escena, y asi in d efin idamente.

A s im ism o , las p ro p ie d a d e s espaciales d e este rectangu lo d e tela tam bien se representan, se manifiestan y se exaltan en la propia tela.

O bservaran tam bien que, asi com o en el cuadro anterior que en el fo n d o trataba el m ism o tem a M a n et cerraba p o r c o m p le to el esp acio, en este rep resen ta las p ro p ie d a d e s m ateriales d e la tela en el p ro p io cuadro. P o r otra parte, observaran qu e en este caso vu elve a darse casi e l m ism o efecto qu e en la escena d e la O pera, en la cual habia una p a red cerrada d o n d e em p eza b a una escena; en este caso volvem o s a ten er una escena m en or que d esd o b la el cuadro.

Edouard Manet, L a ejecucion de M axim iliano, , oleo sobre lienzo, x cm, Mannheim, Kunsthalle. Foucault no describe el cuadro de Boston, Ilamado L a ejecucion del emperadorM axim iliano C o m o yen , to d o s los personajes estan colocad os en un m ism o rectangulo estrecho y p e q u e h o s o b re e l qu e tie n e n los pies una suerte d e escalon detras d e l cual hay una gran vertica l.

T o d o s ellos estan ap reta d os d e n tro d e este escaso espacio, to d o s estan m u y cerca unos de otros; co m o ven, los canones de los fusiles les tocan el pecho.

P o r otra parte, cabria senalar q u e tamb ien en este caso las lin ea s h o rizo n ta le s y la posicion v e rtic a l d e los s o ld a d o s so lo m u ltip lica n y repiten d en tro d el cuadro los grandes ejes h orizon tales y verticales d el lien zo. En to d o caso, los solda dos tocan con la punta d e lo s fusiles a estos p e rs o najes d e aqui. N o existe una distancia q u e separe el p e lo to n d e fu silam ien to d e las victim as d e l p e lo to n de fusilam iento.

Si se fijan, veran que estos persona jes son mas pequ en os que estos d e aqui, cuando, segun lo habitu al, d e b e ria n ser de la m ism a talla, ya que estan exactam en te s o b re e l m ism o p ia n o y entre e llo s h a y m u y p o c o esp a cio para separarse.

Es decir, qu e M a n et se sirvio d e una tecnica m u y arcaica, q u e consistia en dism in u ir el tam afio d e los p er sonajes sin distribu irlos so b re el p ian o s e trata de L a p incura de M anet 24 la tecniea pictorica em pleada antes del quattrocento.

U tiliza esta tecnica para designar o sim b olizar una distancia que en realidad n o esta representada. En el cu adro, en el espacio que el p ro p io M anet se con cede, en este red u cid o rectangu lo d o n d e ha situado a los personajes, es m uy evid en te que M a n et no p u ed e represen tar la distancia.

L a distancia no se p ercib e; el espectador no ve la distancia. P o r contra, p a rece qu e la d ism in u cio n d e l tam ano de lo s p erson a jes in d iq u e un re c o n o c im ie n to puram ente intelectual, y n o percep tivo, de que d eb eria existir una distancia entre estos y aquellos, entre las victim as y el p e lo to n de fusilarniento; y esa distan cia im perceptible, esa distancia que no se m uestra a la vista, se hace patente con la redu ccion d el tamaho d e los personajes.

C o m o obser-varan, en esta obra, en el in terio r m ism o de este escaso rectangu lo que M an et se con ced e y en el cual situa a los personajes, se estan d es h a c ie n d o algu n os p rin cip ios fu n dam entales de la p ercep cio n p ictorica de O cciden te.

L a p ercep cion pictorica d ebia ser com o la repeticion, com o la duplicacion, com o la reprodu ccion d e la percep cion habitual. D eb ia representarse un espacio casi real en el cual la distancia p u diera interp reta rse, apreciarse, descifrarse d e l m ism o m o d o que se contem pla un paisaje. Edouard Manet, E lp u e rto de Elurdeos.. Michel Foucault comentaba las diapositivas sin acceso a las notas.

Asim ismOj c o m o apreciaran, en c ie rto m o d o es una r e p ro d u c tio n , en la propia filigra n a de la pintura, de todas las fibras h orizon tales y verticales qu e constitu yen e l lie n z o en si m ism o, el lie n zo en cuanto o b je to material. Es mas, si aislam os esta parte, esta cuarta parte, esta sexta parte, p o r e je m p lo , d e l lie n zo , verem o s que hay casi exclu sivam ente una rep re sen ta tio n d e h orizon tales y verticales, d e lineas qu e se cortan en angulos rectos.

Y quienes, entre los presentes, ten gan en m ente el cuadro de M o n d r ia n s o b re el a rb ol, en fin , to d a la serie d e va ria c io n e s qu e M o n d ria n h izo d e l arbol, co m o saben, entre y , veran incluso el n acim ien to d e la pintura abstracta. A si pues, d e la m ism a m an era, a p a rtir d e esta marana d e barcos, d e to d a esta actividad portuaria, M an et con sigu e o b te n e r esto m ism o, este jueg o d e ver-ticales y h orizon tales, la rep resen tation g e om etrica d e la p ro p ia g e o m e tria d e l lie n z o en cuanto m aterial.

A co n tin u a tio n veran este m ism o uso d el te jid o d el lien zo , para cu riosidad y escandalo d e la epoca, en e l sigu ien te cuadro, titulado A rgenteuil. A q u i observaran qu e e l eje vertical d e l mastil duplica el b o r d e d el cu adro; y qu e esta h o rizon ta l d u plica esta otra. Asi, lo s d os gran des ejes se representan en e l in terio r d e l lien zo, p ero veran que, en rea lid a d , lo que se rep resen ta son los tejid os, 6.

Pese a que en la sesion dice cuadros, creemos que es necesario corregirlo por barcos. Y el caracter a la v e z popu lar y rudo, de los personajes y d e lo qu e se rep resen ta en este cuadro, para M an et n o es mas que un ju e g o ; un ju e g o que consiste en representar sobre un lien zo las propias caracteristicas d el tejido, la trama y las intersecciones d e la vertical con la horizontal. C o m o ven, el espacio, la p ro fu n d id a d d e l cuadro esta lim itada. Inm ediatam ente detras de los personajes se observa este tap iz im p en etrable d e plantas verdes, que se extiende p o r com p leto com o una tela d e fon d o, co m o si h u biera una pared em papelada.

N o hay p ro fu n d i dad, n o hay lu z que atraviese esta espesura d e ho8. E l espacio del lienzo 29 jas y tallos q a e abarrota el in vern a d ero d o n d e se desarrolla la escena. A qu i, el p erson aje d e la m u jer esta enteram ente proyectado hacia la parte d e delante; las piernas no aparecen en e l cuadro, q u ed a n fu era d e este. P o r tanto, el p in to r obstruye el espacio y, a la vista esta, vu e lv e a jugar con las verticales, y las horizontales.

Esta tabla, este respaldo que atraviesa el cuadro, es la linea d el respald o que se rep ite una vez aqui, que se rep ite una segunda v e z alia, y que v u e lv e a rep etirse p o r cuarta v e z aqui; lin ea qu e se du plica, en b ia n c o esta vez, con el paragu as d e la m u jer; para las verticales, el pin tor em plea esta cuadricula y, para indicar la p ro fu n d id ad , sim p lem en te em p lea una d ia g o n a l m uy corta.

T o d o el cu ad ro esta estru ctu rado en to rn o a estas v e rtica les y estas h o rizo n ta les, y a p artir d e ellas. Este m o vim ien to se rep ro d u ce aqui. A h ora fljen se en la m an o q u e cu elga y en la m an o qu e esta co lo ca d a en e l otro sentido: las m anos reproducen, con una m ancha clara, los ejes d e l cu adro, las m ism as l i neas v e rtic a le s y h o riz o n ta le s q u e en con tra m os con lineas oscuras en la prop ia arm azon d e l banco y en la estructura in te rio r d e l cuadro.

A esto m e re fe iia cuando hablaba del ju eg o d e p ro fundidad, de verticalidad y h orizontalidad de Manet. N o obstante, en la pintura de M anet existe otra form a de utilizar las propiedades materiales del lienzo. Porque si b ien es cierto que el lie n zo es una superficie, una su perficie con una h o rizo n ta l y una vertical, es ademas una superficie con dos caras, con un enves y un reves.

Y M a n et ju gara con el enves y el reves de E l espacio del lienzo 31 an a m an erai p o d r fa m o i deCir, iiiu c h o Juaas v ic io s a y perversa. Si pasamos al siguiente cuadro, Cam arera c o n ja rras, verem os a n ejem p lo bastante cu rioso d e ello. Bien, Aen q u e consiste este cu adro y q u e representa? V eam os, en cierto sen tid o no rep resen ta nada, en el s en tid o d e qu e n o m u estra nada.

D e h ech o, a b a rca n d o lo casi to d o a p a rece en este cu a d ro el personaje d e la camarera, q u e esta m u y p ro x im a al pintor, m u y p roxim a al espectador, m u y proxim a a nosotros, q u e d e p ron to v u e lv e el rostro hacia nosotros, co m o si d e repente, fren te a ella, se desarrollara una escen a qu e atrae su m irada. L a pintura de M anet 32 d e l otro, aolanaente el. Sin em bargo, estos ta m b ie n m iran algo, p e ro en una d ire c c io n exactam en te opuesta.

L o cierto es que n o lo sabem os; no lo sabem os p orqu e la escena se in te rru m p e d e tal fo rm a q u e el espectacu lo que hay alii, y que atrae las miradas d e aqui, tainpoco se nos muestra. P ien sen ahora en cu alqu ier pintura clasica, p o r ejem plo. L o cierto es que, en la tradicion pictorica, su cede a m en u d o que un cu adro represen ta p e r sonas co n tem p la n d o algo. P o r tanto h ay una escena, una esce na qu e co n tem p la n los p erson ajes d e l cuadro, p e ro que nosotros tam bien vem os porqu e aparece en el cuadro.

En cam bio, en el cuadro d e M anet hay dos p er sonajes que miran; pero, en p rim er lugar, n o miran lo m ism o y, en seg u n d o lugar, el cuadro no nos d ic e qu e m iran. En este cu ad ro solam en te se representan dos miradas, dos m iradas en dos direcciones opuestas d el cuadro, d e l enves y d e l reves Se trata del fresco de Masaccio E lpago del tributo.

M iisica en las Tullerzas, oleo sobre lienzo, 7 6 x cm, Londres National Gallery.

ISO 8503-3 PDF

LA PINTURA DE MANET

.

LM041L DATASHEET PDF

Foucault Michel - La pintura de Manet.pdf

.

1990 HONDA CIVIC MANUAL PDF

Pintura de Manet, La

.

EXTRON SW4 VGA ARS PDF

La Pintura de Manet

.

Related Articles